lunes, 21 de septiembre de 2009

Del Crepúsculo al Amanecer


Todos habrán notado la euforia que surgió entre los lectores, especialmente el público femenino en edad adolescente, durante el último año en el ámbito literario y que llegó a la pantalla grande, por supuesto que estoy hablando sobre la saga de novelas de Crepúsculo. Esta euforia no estuvo limitada únicamente al público adolescente sino que incluso se dió entre las mujeres adultas y voy más allá, incluso se dió entre hombres de todas las edades que nos atrevimos a leer los libros, nunca sin recibir al menos una burla como consecuencia de esto.


Hoy en día no se da mucho eso de reflexionar lo que se lee o si eso que leímos es bueno o malo, por lo tanto hoy quiero hacer una muy breve reflexión sobre esta serie de libros.


Lo primero que debo decir es que al principio al ver que estos libros estaban tan de moda mi primera reacción fue odiarlos, sin embargo después de ver la película, ésta no me desasgradó y me propuse leer los libros, al terminar de leerlos debo aceptar (pese a las burlas) que me gustaron, incluso me lleve una buena impresión hasta cierto punto de que no eran de tan mala influencia para las personas como lo han sido otros libros que también han estado de moda.


Entre las cosas buenas que se pueden encontrar estan: El respeto y amor que existe de Bella por sus padres, a los cuales trata de obedecer y complacer. El interés por parte de Edward de permanecer vírgen hasta el matrimonio, en la novela se deja muy en claro el valor de lo que esto significa para la pareja y para uno mismo. la perseverancia de no ir contra las reglas y tratar de solucionar las cosas de manera pacífica, como sucede cuando los Vúlturi quieren acabar con la familia de Carlisle. El interés de los vampiros "vegetarianos" por no querer ser malos al no querer comer sangre humana y por lo tanto el respeto a la vida humana. El gran ejemplo que da Bella de no querer abortar a su hija incluso cuando ésta le hacía daño y al final se logra la vida de las dos. La vigencia y la posibilidad del matrimonio para toda la vida. Entre algunas otras cosas más.


Entre las cosas malas encontramos: La inmadurez con la que actúan varios personajes, como cuando Bella arriesga su vida con las motos. El hecho de no poder soportar la pérdida de alguien al punto de suicidarse, como lo quería hacer Edward. Puede llevar a las jóvenes a interesarse por los hombres extraños, oscuros, por así decir los malotes, como es el caso de Bella con Edward que era el solitario de la escuela. Muchas narraciones son demasiado explícitas para el público al que va dirigido. La actitud de Bella, que se le insinúa a Edward toda la novela y la autora hace parecer que eso está bien. Propone un amor fantasioso e inxistente, por culpa de esto las adolescentes buscan amores que nunca van a encontrar. Se somete la felicidad de uno a costa del otro. Se pone lo malo (los vampiros) como algo bueno y atractivo. Entre muchos otros.


En fin no considero estas novelas como de una buena influencia como una personita se esperanzó en creer alguna vez, ni tampoco las considero con una influencia mala realizada deliberadamente como en el caso de otras novelas, simplemente son novelas que se deben leer con cuidado sabiendo que contienen elementos que pueden ser negativos para nuestra formación y que van en contra de nuestros valores. Cada uno de nosotros debemos tener criterio ante las cosas que leemos, ese criterio lo formamos de la mejor manera conociendo los valores que nos propone Jesús a través de la Iglesia Católica.

2 comentarios:

  1. JAJAJA no manches pavo, ¿¿Twilight?? Admito que yo igual lo leí (pero en inglés porque la traducción al español apesta) por la euforia que causó y por el video que hicimos de taquitooo.

    Me gustó tu entrada, estuvo divertida..por cierto el título de tu blog hace referencia a una película bastante mala.

    P.S. La uady es una pachangaaa!!

    ResponderEliminar

Se aceptan comentarios en contra y a favor. La única regla, es que todos los comentarios sean con respeto y sin palabras altisonantes. Muchas gracias por su tiempo.