domingo, 19 de julio de 2009

El taller de Dios


Como mencioné en la entrada "Quién es Dios", El Todopoderoso constantemente trata de relacionarse con nosotros. Al igual que hace muchos siglos y a través de los profetas cuando El le hablaba a su pueblo elegido y su pueblo le escuchaba y le obedecía (no siempre), en la actualidad Dios sigue buscando esa relación con las personas, con su pueblo, definitivamente Dios se nos da a conocer a través de su Iglesia pero esta búsqueda constante de Dios por estar presente en nuestra vida no se queda allá puesto que Dios es un Dios cercano a nosotros, es un Dios personal y al mismo tiempo comunitario. El día de hoy me voy a enfocar en la relación de Dios con los hombres a nivel personal.


Hoy en día vivimos en un mundo en el cual difícilmente tenemos momentos largos de reflexión, de oración. Vivimos rápidamente, al día, todo queremos que sea al instante, con tantas cosas en la cabeza: estudios, trabajo, amigos, familia, actividades extra y a causa de esto muchas veces olvidamos esa búsqueda que Nuestro Señor hace todos los días por encontrarse con nosotros. No dejamos que Dios trabaje en su taller, ese taller tan perfecto donde reina la paz, el amor, la felicidad, ese taller que cambia nuestra vida, que nos hace mejores, ese taller en donde nos encontramos con Dios: el silencio.


Es triste observar que la gente le tiene miedo al silencio, no nos gusta el silencio, si vamos en el coche enseguida prendemos el radio, si estamos haciendo ejercicio llevamos nuestro ipod, si estamos acostados también estamos viendo la televisión, incluso en los momentos de oración muchas veces estamos pensando en otras cosas. En fin apenas nos encontramos en silencio tratamos de que éste acabe, nos incomoda, no nos gusta.


Por esta razón muchas veces El Señor no se puede comunicar con nosotros, la mejor manera de escuchar a Dios y qué es lo que quiere de nosotros es haciendo silencio tanto exterior como interior. El silencio es sumamente importante en la vida de las personas, en el silencio es en donde podemos darnos cuenta de nuestros errores, es donde podemos encontrar soluciones a nuestros problemas, donde Dios nos habla y nosotros le podemos escuchar y por consiguiente donde encontramos la verdadera paz y la verdadera felicidad.
Tratemos a partir de este tiempo de vacaciones tener momentos diarios de silencio exterior e interior, olvidarnos unos momentos de los problemas, de nuestros proyectos, apagar nuestros artículos electrónicos y solamente querer escuchar a Dios y qué es lo que El nos quiere decir. Aseguro que si hacemos esto diariamente y en varias ocasiones frente al Santísimo nuestra vida será un poco mejor cada día y nuestra relación con Dios y con nuestro prójimo crecerá cada día más.

5 comentarios:

  1. :O Ahora me doy cuenta que creo k soy una de las personas que no disfrutan el silenciO.. muchas veces, ksi todas, prefiero tener música, tele, personas a mi alrededor, para evitar pensar y "entrar" en mí misma..
    Estoy de acuerdo con lo que dices, el silencio da mucha paz, pero también puede dar mucha inquietud cuando tus problemas, pensamientos etc abarrotan tu mente y empiezas a preocuparte y todo el show..
    Obviamente debemos tomar 1 a 1 las situaciones, poco a poco con la ayuda de Dios y con voluntad y paciencia se van a ir equilibrando las cosas a nuestro alrededor.
    Estoy de acuerdo contigO! A nadie le hace mal un poco de silencio al día..
    Shhh!! xD

    :* tQm.. Mili

    ResponderEliminar
  2. Mateo 6, 5-8:

    Cuando ustedes oren, no hagan como los hipócritas: a ellos les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos. Les aseguro que ellos ya tienen su recompensa.

    6 Tú, en cambio, cuando ores, retírate a tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.

    7 Cuando oren, no hablen mucho, como hacen los paganos: ellos creen que por mucho hablar serán escuchados.

    8 No hagan como ellos, porque el Padre que está en el cielo sabe bien qué es lo que les hace falta, antes de que se lo pidan.

    ResponderEliminar
  3. Hola amigo.

    Me gustó mucho lo que escribiste sobre el silencio, el "silencio interior" y " el silencio exterior" para vivir una relación plena con Dios.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Se aceptan comentarios en contra y a favor. La única regla, es que todos los comentarios sean con respeto y sin palabras altisonantes. Muchas gracias por su tiempo.